Por Bruno Gola
22 Jun 2017
salta
homenaje

El mejor “9” del mundo volvió a su casa.

De chico siempre íbamos a la Delgado con mi viejo. Alguna que otra vez se sumaba mi primo. Siempre que estábamos entrando tratábamos de cruzar a los jugadores a ver si en una de esas nos podíamos sacar fotos con alguno. Una de las veces en que lo logramos fue allá por 2005, cuando yo tenía tan solo 8 años. 

Nos sacamos fotos con varios jugadores, de un lado mi primo, del otro lado yo. Y no me pregunten por qué –si me estaba atando los cordones o tirándole un flechazo al Cacique– pero no salí en algunas fotos, y una de esas fue la de Suárez. Para ser sincero, me quedó entre ceja y ceja.

Pero como dijo Luis: “esto da revancha”. Y hoy la tuve. Me tocó estar en Los Céspedes a centímetros de distancia de uno de los mejores jugadores del  mundo. Bien cerca del tipo que a pesar de estar donde está, agarró un micrófono y empezó a aconsejar a los gurises de formativas, a recordar a gente importante en sus inicios y a agradecerle al club que lo vio nacer.

Me quedo con estas palabras: “Acá en Nacional siempre me han tratado espectacular, soy un agradecido a que hoy soy conocido porque salí de acá, de Nacional. A mis hijos que vean este hermoso momento, que ellos vean de dónde salió papá“. Y por si fuera poco, mientras expresaba esto, tuvo que parar de hablar unos segundos porque se quebró emocionalmente. Y ahí, nos “mató” a todos los presentes.

También me quedo con ese llanto, con la imagen de los botijas de formativas escuchándolo atentamente, con Delfina y Benjamín corriendo por la cancha de Los Céspedes con la camiseta de Nacional puesta y con la tranquilidad de que Lucho no olvida de dónde salió.

Así fue como un 21 de junio de 2017, Luis Suárez volvió a su casa. El mejor “9” del mundo es hincha y socio del Club Nacional de Football. Le guste a quien le guste y le duela a quien le duela.

Bruno Gola






SEGUINOS

Crear una cuenta



Ingrese a su cuenta