Por decano.com
19 Set 2017
BOLSOS
Unidos

"Si entre ellos se pelean, los devoran los de afuera".

Desde 1998 hasta hoy, cada directiva de Nacional se ha retirado con más ganadas que perdidas: con más títulos y clásicos ganados que perdidos. De todas formas, en los últimos 8 o 9 años nos las hemos ingeniado para ponernos piedras a nosotros mismos.

Halcones contra palomas. Gestión contra improvisación. Experiencia contra inexperiencia. Nos encanta crear bandos y combatir. En las redes, en la tribuna, en el bar, en el ámbito que sea. Y si alguien osa estar en el medio en pos de procurar la discusión sana y constructiva, recibe palos de cada bando en pugna.

Por supuesto que cada uno de nosotros tiene una opinión y una solución "mágica" para cada uno de los problemas que vive nuestro club. Somos todos especialistas y eruditos, ya sea en lo deportivo o incluso en lo económico. Y si nos apuran, hasta en lo arquitectónico. Sin embargo creemos que nuestra misión en Nacional es tender puentes hacia la unión entre todas las posiciones.

Nuestros enemigos deportivos están fuera de Nacional. Son los que nos llevan a pasear a canchas impresentables como aquella del Tróccoli que todos recordamos. O los que, en plena semana de “La Rural del Prado” no tienen las mismas objeciones que cuando el que juega es otro. Esos rivales están, los vemos. No somos tan tontos. Pero hay un enemigo peor, ese que la historia nos ha demostrado una y cien veces que -si lo dejamos dominar nuestros sentimientos- nos destruye: nosotros mismos. Sí, los propios en ocasiones son los peores. Somos nosotros quienes nos damos el golpe de gracia que termina perjudicándonos.

Es hora de dejar de señalarnos entre nosotros, de acusarnos, de atacarnos. No importa quién empezó porque todos en algún momento lo hicimos. Ni siquiera importa tener la razón en tal o cual tema. Debemos acordar, amigarnos y trabajar juntos. Tal vez la obligación mayor sea de los líderes políticos –que los hay-, pero también es tarea de los hinchas de a pie que toman partido en la vida política de la institución. Una verdad puede decirse tanto para unir como para deshacer. En decano elegimos unir. No hoy, siempre. Y si algún día no fuera así, sin darnos cuenta, dejaremos de ser decano.

decano.com






SEGUINOS

Crear una cuenta



Ingrese a su cuenta