Por decano
13 May 2021
Decurnex

Decurnex afirmó que el Decano “quedó absolutamente solo” en medio de todo el lío, y la decisión de no salir sin la seguridad correspondiente “no fue un capricho”.

El presidente de Nacional, José Decurnex, este jueves en diálogo con el programa ‘100% Deporte’, se refirió íntegramente a los inconvenientes y el difícil momento que vivió la delegación del Decano este miércoles en Colombia.

Decurnex no viajó a Colombia con la delegación, pero se mantuvo en contacto con el grupo en todo momento desde Montevideo. Fue “un momento de frustración y angustia” para el directivo tricolor, según dijo.

Le sorprendió “la pasividad absoluta de parte de las autoridades locales” frente a la situación. Además, aclaró la postura del Decano, que no era no presentarse. 

“Una hora y media antes del partido teníamos una balacera en la puerta del hotel y fuerzas de choque con más de 25 militares adentro”, comunicó el presidente, luego de recordar que, pese a ese mal momento las “autoridades de Conmebol estaban diciendo que Nacional no quería jugar”.

Explicó que “se vivió un clima muy complejo”, y aseguró que “se veía que por un tema estrictamente de seguridad no se podía salir del hotel”, y continuó: “Así se lo trasladó Nacional a las autoridades de la Conmebol casi cinco horas antes del inicio del partido para que pudiéramos tener la seguridad que se nos había prometido antes de viajar a Colombia. Ahí es donde está el primer error; fijar estos partidos en Colombia. Se ve que las noticias hay lugares de Latinoamérica a los que no llegan”.

“Nacional siempre tuvo claras sus prioridades, que eran preservar su delegación, la única razón por la que Nacional no estaba dispuesto a jugar el partido es porque no podía salir del hotel”, argumentó. 

“La utilería intentó salir tres horas antes, como se hace en este tipo de partidos, y se nos pidió que saliéramos por el garaje; una cosa ridícula”, exclamó. “Qué hubiese sucedido si después pasaba algo? ¿Quién se hacía responsable?”, cuestionó.

Asimismo, el presidente del Decano solicitó: “Que me expliquen cómo a las 18:15 de Colombia un contingente armado hasta los dientes de militares antichoque y antivandálico se presentan en el hotel donde 20 minutos después, los ómnibus tendrían que haber estado en la puerta y lo que se escuchaba eran balazos. Cinco minutos después de eso nuestro jefe de seguridad quiso salir para ver cuál era la situación y lo pararon diciendo que por un problema de seguridad no podía salir. Los ómnibus estaban a dos cuadras y no se animaban a llegar. Tenemos todo grabado”.

“Si alguien me dice que era un contexto normal para jugar un partido de fútbol, pero la directiva de Nacional tiene claro que no lo es y va a respaldar a los integrantes de la delegación que estaban ahí”, explicó. “En ningún momento, cualquiera fuera el resultado de las sanciones, Nacional iba a ir al estadio a jugar un partido si no estaban dadas”, agregó. “Para nosotros la vida de las personas está por arriba de la pelota de fútbol”, completó.

Decurnex declaró que “Nacional quedó absolutamente solo”, y que este hecho es “una cosa inédita” en los años que él lleva viendo fútbol. “Y eso que sabemos lo que pasamos en la Copa Libertadores de antaño”, añadió.

Comentó que finalmente Nacional decidió presentarse “porque en ese momento sucedió lo que tendría que haber sucedido cinco horas antes, se disuadió la manifestación, se llevó a la gente que estaba agolpada en el hotel a otro lugar y se generó un corredor de seguridad, como se había prometido desde un inicio”, y agregó que “si la manifestación seguía ahí, Nacional no jugaba”.

Decurnex afirmó que se avisó “cinco horas antes” que las garantías no estaban dadas. “No fue un capricho de Nacional”, aseguró. “Lo que hicimos fue constatar un hecho que era obvio y claro”, expresó. Y luego de cuestionarse qué hubiera sucedido si pasaba algo, se preguntó: “¿Quién levantaba la mano y se hacía cargo de las cosas?”.

“Se intentó articular una teoría de que lo que Nacional estaba diciendo no era una realidad”, señaló.

También indicó que “nadie de Atlético Nacional, ni autoridades, ni jugadores, ni gente del club se acercaron al hotel”, y contó: “Una persona de ellos le dijo a Iván Alonso que la situación era totalmente normal. Seguramente así lo fuera en el hotel de ellos, pero no en el nuestro. Nacional siempre estuvo dispuesto a jugar el partido dónde y cuándo se hiciera”.

Por otra parte, expresó: “El partido de River en Barranquilla tuvieron que pararlo. Me sorprende que (Conmebol) se tome tan a la liviana y que no se sobrepasara la problemática por la que podían pasar esas delegaciones”, aunque sostuvo que “cada uno toma sus decisiones de acuerdo a lo que entiende que es el mejor interés de la organización que preside”.

Decurnex destacó que se sintió “respaldado” por la Asociación Uruguaya de Fútbol (AUF), con quien tuvo conversaciones. “El presidente de AUF, que fue con quien hablé durante cuatro horas y a quien le manifesté el sentir de Nacional, en todo momento intentó acercar las partes y resolver un problema que no tenía solución porque la situación ya estaba generada”, enunció.

“Nos sacaron a los empujones de todas las terrazas porque teníamos todo el material gráfico para presentar”, relató el presidente.

“Tiene que haber una mirada de todas las partes porque no vale todo para jugar un partido de fútbol, y eso Nacional lo tiene clarísimo y lo demostró ayer. Si hay algo con lo que me quedo tranquilo es con todo lo que hizo el club para salvaguardar la integridad de su delegación”, concluyó.






SEGUINOS

Crear una cuenta



Ingrese a su cuenta